10.7.08

Campo amarillo

Así como el árbol se fertiliza
con sus hojas secas que caen
y crece por sus propios medios,
el hombres se engrandece
con todas sus esperanzas destruidas,
con todos sus cariños deshechos.
F. William Robertson.
Torrelaguna (Madrid). Abril de 2008.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy va un comentario más 'tésnico': con otro ángulo (si hubiera sido posible hacer la foto desde más arriba), te habría quedado el árbol rodeado de las flores amarillas y no se confundiría la copa con los aparecen por detrás.
S.

Diego González dijo...

WOW. Brillante frase, me entanto

Anónimo dijo...

Tienes razón Sergio, con lo de subir algo más... Si hubiera podido, lo habría hecho, pero implicaba trepar a la copa de un pino...

De todas formas, también es verdad que desde un plano más vertical, la superficie amarilla de las flores no queda tan homogénea (se verían más huecos en medio)...

D.