15.5.09

Iguana

La televisión no es culpable de nada.
Es un espejo en el que nos miramos todos y,
al mirarnos, nos reflejamos.
Jaime de Armiñán.
Amberes (Bélgica). Febrero de 2009.

1 comentario:

Diego González dijo...

Buena reflexión.