10.5.09

Palomas

Yo no te pido que me bajes una estrella azul,
solo te pido que mi espacio llenes con tu luz.
Mario Benedetti.
Vuela una paloma por el cielo,
dentro de sus jaula de viento se siente libre.
Diego Pons Rodríguez.

Sonríe ante el desaliento del animal terrestre, siempre alerta, siempre mezquino... Diego Pons Rodriguez.

Yo también escuché una paloma que era de otros diluvios...

...yo también destrocé un paraíso
que era de otras infancias,
yo también gemí un sueño
que era de otros amores.
Mario Benedetti.

Empieza a temer el animal de tierra a las palomas,

pues ya son mas de doscientas.
Diego Pons Rodriguez.

Yo no te pido que me firmes diez papeles grises para amar,

sólo te pido que tu quieras las palomas que suelo mirar.
Yo no te pido que me bajes una estrella azul,
sólo te pido que mi espacio llenes con tu luz.
Mario Benedetti.
Baume-les-Dames(FR), Lier(BEL) y Fez(MAR). 2008-09.

6 comentarios:

Txarli dijo...

Las palomas, esas bellas ratas con alas, transmisoras de paz y de ornitosis, salmonelosis, gastroenteritis, colibacilosis, arizonosis, encefalitis equina del este, tuberculosis aviar, histoplasmosis, criptococosis, y criptosporidosis.

Diego González dijo...

Muy buenas fotos, Diego. ¡Arriba!

David Alejandro Garzon Fierro dijo...

Fotasas..!

Anónimo dijo...

Txarli, que pasa tio, que te has hecho el cursillo de veterinario aviar de CCC? :-)
Saludos a la orilla oeste del charco...
D.

Anónimo dijo...

Jeje, vaya colección de enfermedades semirreales... la verdad es que a estas alturas es difícil ver en las palomas otra cosa que eso.
La foto del orgulloso colombófilo me ha recordado a los Zipi y Zape - qué tebeos más malos - de cuando eramos niños en los 80. Su padre, Don Pantuflo era, si recordaís, era Don catedrático en Filatelia y Colombofilia...
S.

Anónimo dijo...

No eran tebeos malos, tio, tenian su público (yo entre ellos), en una época en la que me gustaban, ademas de Zipi y Zape, el Coche Fantástico y otras movidas que, vistas con los ojos de ahora, decepcionan... Pero es problema de nuestros ojos, claro, que no son lo que eran...
D.