16.4.09

Espectadores taurinos

Hermoso es, hermosamente humilde y confiante,
vivificador y profundo,
sentirse bajo el sol, entre los demás,
impelido, llevado, conducido, mezclado,
rumorosamente arrastrado.
Es puro y sereno arrasarse
en la dicha de fluir y perderse,
encontrándose en el movimiento
con que el gran corazón de los hombres
palpita extendido.

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.
Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,
un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,
su gran mano que rozaba las frentes unidas y las reconfortaba.

...y era el serpear que se movía como un único ser, no sé si desvalido, no sé si poderoso, pero existente y perceptible, pero cubridor de la tierra.

Baja, baja despacio y búscate entre los otros.
Allí están todos, y tú entre ellos.
Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.
Entra en el hervor, en la plaza.
Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.
Vicente Aleixandre.
Madrigal de las Altas Torres (Ávila). Septiembre de 2008.

5 comentarios:

Diego González dijo...

¡Te pasaste! ¡Que bueno que está!

David Alejandro Garzon Fierro dijo...

sin partir de puntos de vista moralistas, me pareció genial tu entrada..! me encantó la fotografía de las personas con el sol dibujando sus perfiles que respiran polvo y sonrisas..

Anónimo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, D y D!
D.

Anónimo dijo...

Voy comentando las fotos días después de que las vayas metiendo. Y éstas me han recordado(incluyendo la cara de A.), mientras las repasaba, a esa alegre tonadilla española, ahora políticamente incorrecta, que dice así:
No me gusta que a los toros
lleves la minifalda (bis)
La gente mira parriba,
porque quieren ver tu cara
y quieren ver tus rodillas.
Los niñatos tan pesaos
no dejan de contemplarte.
Me rebelo y me rebelo,
y tengo que pelearme
y a los toros no los veo.
Así que tú ya lo sabes,
no te pongas minifalda,
que los toros de esta tarde
yo tengo ganas de verlos
sin pelearme con nadie.

En fin, es viernes, estoy un poco saturado de tanto escribir al ordenador y esto es lo único que ha salido.
Saludos afectuosos a los tres D.,
S.

Anónimo dijo...

Afortunadamente, ni mi abuela ni Anja llevaron minifalda aquel día...
D.