19.4.09

Mercadillo

Donde la soledad acaba, allí comienza el mercado;
y donde el mercado comienza, allí comienzan también
el ruido de los grandes comediantes
y el zumbido de las moscas venenosas.
Tus prójimos serán siempre moscas venenosas;
lo que en ti es grande,
eso los hará más venenosos, más moscas.
Huye, amigo mío, a tu soledad,
allí donde sopla un viento áspero, fuerte.
No es tu destino ser espantamoscas.
Friedrich Nietzsche.
Karlsruhe (Alemania) y Kredarica (Eslovenia). 2008.

4 comentarios:

Diego González dijo...

Excelentes fotos, Diego!!!

Y las frases, bueno... tenían que ser de Federico, jeje

Anónimo dijo...

Pues si, tipicas de Fede! je je
D.

Anónimo dijo...

Muy bien esa combinación de fotos y textos que se contraponen y superponen. Yo creo que es la combinación más gfrande foto y letra que has montado en el blog. La plaza y el cima como extremos del alma humana, tío...
S.

Anónimo dijo...

Pues si tio, el exceso de cima solicita plaza, y viceversa... La mezotés, creo que decía Aristóteles, el equilibrio, el término medio, el centro político...
D.